NUESTRO EMAIL info@corazonymanos.org
LLÁMANOS AL 91 745 97 42
HAZ UNA DONACIÓN

A LA PUERTA DE SERVICIOS SOCIALES

La niña que veis en la foto es la hija, de 4 años de edad, de Dunia. Está a la puerta de servicios sociales porque esta mañana la han desahuciado junto a su madre y a su hermana.

Dunia vivía en un piso de alquiler y pagaba su renta cada mes. Por un problema de separación matrimonial de los propietarios del piso en el que vivía y una posterior resolución judicial se quedó en la calle. Aunque a finales de diciembre de 2020 había recibido una orden de desalojo, y había una sentencia sobre el caso, Dunia no entendió muy bien lo que iba a ocurrir semanas después. Sus conocimientos legales son limitados y ella estaba pagando su alquiler puntualmente y sin retrasos, así que nunca imaginó lo que sucedería.

Una mañana, policía, agentes judiciales y un cerrajero llamaron a la puerta de su casa para hacer efectiva la sentencia. Y en ese momento comenzaron los problemas para Dunia y su familia.

Nabila es compañera de trabajo y vecina de Dunia. Esa mañana, cuando salía para ir a trabajar se encontró con todo el operativo a la puerta de la casa de su amiga. Rápidamente, entre las dos llamaron a su encargado en Clece, Alejandro Castaño y desde ahí nos llegó el caso a Corazón y Manos.

Desde servicios sociales de Melilla sólo les ofrecieron una noche de albergue como solución provisional. Un albergue no es lugar para que duerman los niños, y una sola noche no era lo que Dunia necesitaba. Lo primero que hicimos desde Corazón y Manos fue buscar y costear un alojamiento digno para Dunia y su familia. No es fácil, la oferta en Melilla no es grande y los precios son elevados, algo que ha empeorado con la crisis del coronavirus.

El caso es tan dramático que conmueve al propio cerrajero, acostumbrado a este tipo de situaciones, y se ofrece voluntariamente para guardar los enseres hasta que Dunia encuentre una vivienda definitiva. Precisamente desde Clece nos aportan soluciones que nos ayudan con ese objetivo. Sólo han pasado unas horas y Cristobal Sanchez Sampalo, gerente de Clece, le ofrece a Dunia un aumento de su jornada laboral que le permita un nuevo alquiler con garantías. Es Cristobal también quien nos ayuda en la búsqueda de una nueva residencia para la familia.

En cuestión de días ya hemos conseguido una nueva vivienda para Dunia y sus hijas; una casa recién construida que la familia va a estrenar. Desde Corazón y Manos nos vamos a hacer cargo de los dos primeros meses de alquiler que seguro que le sirven para aliviar la tensión acumulada por esta situación tan dramática que le ha tocado vivir y poder empezar de 0. 

Así hacemos las cosas en Corazón y Manos, sumando los esfuerzos de todos los que participáis voluntariamente y de manera altruista. Solidaridad y compañerismo que vuelven a solucionar una situación muy comprometida. Muchísimas gracias a todas las personas que habéis contribuido a que Dunia no haya perdido la esperanza.

El Faro de Melilla

Melilla Hoy

Pero este caso todavía no está resuelto del todo. Os iremos informando de las novedades que surjan. Puedes donar una ayuda para resolver este proyecto introduciendo un importe en el cuadro.

Inserte el importe de su donación

DONAR
COMPARTIR